Coach Lily Pais

¿Cómo saber si eres Celópata?

superar una ruptura amorosa, separación o divorcio

¿Eres Celoso o Celópata?

Si revisas las pertenencias de tu novia porque piensas que te engaña, si quieres elegir su ropa porque crees que ella quiere sólo llamar la atención y si ves rivales potenciales en cada hombre que se le acerca, tienes un problema de celos patológicos. Este trastorno es un cóctel peligroso entre baja autoestima e inseguridad. 

“Si no te celan, no te aman”, dice el popular refrán, haciendo referencia al sentimiento de inquietud por la posible pérdida de la persona amada debido a una tercera persona, es un síntoma inherente a la relación amorosa. Sin embargo, una preocupación normal puede convertirse en un delirio sin fundamentos. El problema de los celos está en su frecuencia e intensidad, en la existencia o no de base justificada, así como su influencia en nuestra conducta y en la grave interferencia que ocasionan en la vida cotidiana.

Es importante reconocer que los celos son una señal de alarma que nos alerta de la existencia de una amenaza. Esa amenaza es básicamente ese temor a perder el afecto de nuestra pareja, los celos son una emoción que asumimos como negativa debido a las sensaciones intensas que nos hace sentir, como el abandono, el rechazo, la exclusión, entre otros. Este tipo de experiencias son conocidas por ser muy dolorosas y difíciles de controlar.

Diferencia entre celos moderados y celopatía 

Como ya sabemos los celos suelen ser bastante desagradables sin importar en qué extremo de estos nos encontremos, pero hay que saber diferenciar los celos moderados o no patológicos de la celopatía. ya que no es lo mismo. 

Los celos no patológicos son moderados y son momentáneos, es decir, que duran muy poco tiempo, además no afectan la relación de pareja ya que son fáciles de resolver, otra característica importante es que se respeta el espacio personal de la pareja y sus preferencias a la hora de vestir o de cualquier gusto individual.

En cambio un celópata suele ser agresivo y ansioso sin ningún motivo, mantiene constantemente  pensamientos de infidelidad que trae como consecuencia que busque controlar todos los movimientos de su pareja haciendo pasar esta acción como una excusa para pasar más tiempo juntos, necesita mantener vigilados todos los medios de comunicación de su pareja.

Fermín Bruque García, médico de familia del centro de salud de Iturrama, en Pamplona, España, realizó un estudio titulado “Amores  que matan” en el cual presenta las claves de la celopatía de forma sencilla. Los celos patológicos, expone el galeno, conllevan intensos sentimientos de inseguridad, humillación, auto-compasión, depresión y hostilidad, a veces expresada con violencia, los cuales son tremendamente destructivos, haciendo del  control de los aspectos físicos y emotivos de la pareja una obsesión.

El celoso obsesivo no es feliz, experimenta  pensamientos repetitivos e incontrolables que le son amenazantes y le producen gran malestar físico y mental. La persona que sufre de celos patológicos perturba, con su actitud posesiva y persecutoria, el equilibrio de la pareja.

En la personalidad del celópata subyacen aspectos como baja autoestima, inseguridad, dificultad para valorarse así mismo, necesidad permanente de estimación y aprobación externas, pérdidas afectivas y patrones de relación mal aprendidos. Por otra parte, el celópata puede también tener trastornos de personalidad con tendencias paranoide, narcisista, esquizoide o histriónica.

El tratamiento de los celos patológicos requiere ser dirigido por un profesional de la salud mental, siendo necesaria la aplicación de técnicas conductuales, cognitivas, terapia de pareja y, en algunos casos, de fármacos indicados por el médico psiquiatra.

El problema de los celos está en su frecuencia e intensidad, en la existencia o no de base justificada, así como su influencia en nuestra conducta y en la grave interferencia que ocasionan en la vida cotidiana.

Los estudios científicos prueban que los celos afectan por igual a hombres y mujeres, aunque lo manifiestan de maneras diferentes. Mientras los hombres celosos tienden a reaccionar a través de síntomas paranoicos, obsesivos y actitudes agresivas; en las mujeres, los celos se suelen manifestar mediante un comportamiento exaltado o depresivo.

Aprende a controlarlos

  • Si te consideras una persona celosa, estas herramientas pueden ayudarte:
  • Trabaja en tu autoestima, empieza por aceptarte a ti mismo: ten claro que tu pareja te quiere tal y como eres.
  • Fomenta tu propia vida personal con aficiones y proyectos.
  • Promueve el diálogo continuo, la confianza y el contacto amoroso para superar el desencuentro de los celos.
  • Acepta que estás sintiendo celos y recapacita sobre sus causas. Aleja los pensamientos irracionales. Si te sientes incapaz pide ayuda psicológica.

¿Eres un celoso compulsivo?

Responde a las siguientes preguntas con sinceridad, y si fue de forma afirmativa en la mayoría de ellas, debes buscar ayuda especializada.

¿Necesitas controlar todos los movimientos de tu pareja?

¿Soportas cada vez menos a sus amistades?

¿Reprochas continuamente su forma de vestir o comportarse?

¿Crees saber más sobre sus intenciones y pensamientos que ella misma?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba