Coach Lily Pais

síntomas codependencia

¿Cómo saber si soy codependiente? 12 síntomas de la codependencia

Los principales síntomas de la codependencia son:

  • Querer controlar la vida de familiares, amigos y/o pareja.
  • Tener dificultades para establecer límites en las relaciones interpersonales.
  • Necesitar satisfacer las necesidades de los demás y ponerlas por encima de las propias.
  • Sentirse atraído hacia personas problemáticas.
  • Acostumbrarse al abuso emocional.

¿Qué es la codependencia emocional familiar y de pareja?

La codependencia es una condición psicológica y emocional que padecen millones de personas.

Es considerada una adicción a una persona con la que se mantiene una relación interpersonal. Puede ser un amigo, familiar, o pareja.

En este video, respondo con detalle qué es y que implicaciones tiene la codependencia emocional:

¿Cómo detectar la codependencia?

No es fácil detectar los comportamientos co-dependientes en nosotros mismos o en las personas a nuestro alrededor porque se confunden con patrones o programaciones culturales aceptados por la sociedad.

La terapeuta norteamericana Robin Norwood esclarece estos conceptos y enumera en sus libros las actitudes co-dependientes más comunes:

  • Interferir demasiado en la vida de sus familiares. Aun cuando se les impide crecer y se violen espacios privados, se considera erróneamente una forma de cariño.
  • Volver a perdonar a una pareja que nos traiciona varias veces. Esto puede confundirse con paciencia.
  • Escoger exclusivamente parejas con problemas graves. Este comportamiento se interpreta como valor o altruismo.
  • Tener un miedo aterrador a separarnos. El sentimiento puede confundirse con el del amor.
  • Pensar todo el tiempo y orientar todas nuestras acciones a complacer a la otra persona. La obsesión puede aparentar enamoramiento.

¿Dónde se origina la codependencia?

La codependencia se origina en las familias disfuncionales y convierte a los miembros de esas familias en personas hiper-vigilantes al estar en un ambiente familiar tan lleno de estrés, debido a la violencia, la adicción al alcohol o a las drogas y las enfermedades emocionales de sus miembros.

Una persona codependiente enfoca su atención hacia su entorno para defenderse de algún peligro real o imaginario.

El estado de alerta es una defensa de nuestros cuerpos, es algo temporal que nos ayuda a defendernos en momentos de peligro.

Sin embargo, cuando ese estado se vuelve crónico, la persona pierde el contacto con sus reacciones internas, ya que todo el tiempo su atención está fuera de sí misma.

Antes se pensaba que la codependencia solamente era una reacción a la conducta de las personas adictas, pero se ha llegado a conocer que las conductas codependientes pueden persistir a pesar de que la persona no esté en relación con el adicto.

La aparición de la codependencia se ha notado en familias donde el abuso psicológico, físico y sexual se presenta aun sin haber consumo de sustancias.

¿Cómo saber si soy codependiente?

Los principales síntomas de la codependencia son:

  • Responsabilizarse excesivamente en satisfacer las necesidades de los demás, excluyendo el reconocimiento de las propias necesidades.
  • Necesitar controlar la conducta de otros. La persona que sufre de codependencia se obsesiona con la vida de los demás, ya que se siente responsable por ella.
  • Ser demasiado perfeccionista. La compulsión y obsesión puede reflejarse en actitudes y áreas ajenos al de la relación interpersonal en la que se sufre de codependencia.
  • Distorsionar los límites en situaciones de intimidad y separación. De esta manera, se desarrolla una dificultad para establecer y mantener relaciones íntimas sanas. En este video, explico por qué la codependencia es tan dañina, al ser una adicción y estar lejos de ser amor.
  • Sentirse incapaz, insuficiente y tener baja autoestima. Una de las razones de la codependencia es requerir constante valoración externa por no confiar en percepciones propias.
  • Tener dificultades con la asertividad. El codependiente no sabe decir que no aunque lo desee. Por su baja autoestima, la necesidad de aprobación y el miedo a la soledad, no concibe ser rechazado, desilusionar o rechazar a la otra persona.
  • Tener conductas manipuladoras. Ya que el codependiente teme las situaciones de descontrol, intentará controlar por cualquier medio su entorno y las personas en él. Algunas herramientas que puede utilizar son la victimización, la culpa, la lástima, la coerción o la actuación.
  • Ser adictos a drogas o alcohol. Es probable que el codependiente no solo tenga una fijación con la otra persona en la relación, sino que también abuse de sustancias destructivas debido a su debilidad emocional y baja autoestima.
  • Permanecer 2 años o más en una relación con un consumidor activo, sin pedir ayuda externa. El temor a que la relación se vea juzgada o perjudicada rige las decisiones del codependiente.
  • Desarrollar hiper-tolerancia frente a situaciones abusivas. Quienes están en una relación codependiente se exponen a maltratos físicos y emocionales.
  • Sentirse atraído por gente necesitada, conflictiva, irresponsable y perturbada. Estas personas consideran que pueden ayudar salvándolos con su amor y cuidados.
  • Tienen serias dificultades para conectarse con el placer y el bienestar. La conducta responde a su deficiente valoración como personas y sentirse poco merecedores de personas positivas a su alrededor.

¿Hay síntomas físicos de codependencia?

Sí. La codependencia puede somatizarse.

La somatización es lo que ocurre cuando un problema psíquico o emocional se transforma involuntariamente en enfermedades físicas.

Los codependientes somatizan normalmente de alguna de estas maneras:

  1. Dolores de cabeza o dolores crónicos de espalda.
  2. Gastritis, que es la inflamación del revesitmiento del estómago.
  3. Enfermedades médicas relacionadas con el estrés, como la hipertensión o arritmia cardiaca.
  4. Depresión, la cual se caracteriza por los sentimientos transitorios o permanentes de abatimiento, culpabilidad e infelicidad.
  5. Ansiedad, trastorno que se puede identificar porque causa que la persona sienta constantemente preocupación y miedo profundo por distintos tipos de situaciones.

¿Quiénes son propensos a padecer codependencia?

La codependencia es un trastorno que lo sufren hombres y mujeres, pero es observado más en las mujeres que en los hombres.

Esta característica de género no es sorprendente, ya que desde siempre el rol de cuidadoras y rescatadoras ha sido atribuido a la mujer.

La figura maternal que se les ha impuesto culturalmente a las mujeres más allá de su biología hace que el modelo de amor sacrificado se normalice y dificulte detectar la existencia de apego emocional.

Causas de la codependencia emocional

Algunas características de las personas más propensas a ser codependientes son:

  1. Son cónyuges de los alcohólicos, adictos a sustancias químicas, o de quienes sufren otro tipo de adicción (como al juego). Aquí te explico la relación entre la codependencia y el alcoholismo en la familia.
  2. Son familiares de personas en procesos de rehabilitación de adicciones.
  3. Son familiares de personas que trabajan demasiado.
  4. Conforman familias que tienen algún trauma.
  5. Conforman familias sobreprotectoras donde sus miembros carecen de autonomía.
  6. Son familiares de alguna persona incapacitada crónicamente.
  7. Son familiares de una persona neurótica, es decir, que constantemente está en un estado anímico negativo debido a trastornos en su sistema nervioso.
  8. Son hijos de padres divorciados.
  9. Han sido víctima de abuso físico o sexual en el pasado.

Conclusiones

Los síntomas de la codependencia están estrechamente vinculados con tener una baja autoestima, temer estar solo y estar obsesionado con una persona con quien se mantenga una relación afectiva interpersonal.

Superar el apego emocional no es la separación de la persona que te importa, sino de el fin del envolvimiento en una relación dañina y tóxica para ambas partes.

Desapegarse significa ceder el control, permitirle al otro ser auténtico y vivir la vida plenamente sin sentimientos de culpa o la neceisdad de la validación externa de otras personas.

Si crees que tú o una persona que conoces tiene los síntomas de codependencia emocional, puedes contactarme aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba